El blog de LaRemedios

los cuentos de laremedios

TESTAMENTO

Pensado en ataúdes me viene por cierto a la mente una preocupación que tengo preguntándome el por qué nunca nos atrevemos a charlar sobre el cuándo yo me muera… y es que no quiero dejar este tema a la buena de Dios. Tengo que hablarlo con mi hija… que no quiero que me deje encerrada en esa caja metida en un hueco ahí a oscuras pasando frío y que de pronto a los días empiecen a venir animalitos…

ISMAEL

¡Me gusta tanto Ismael! Cuando lo veo siento que me alivio de cualquier dolor y se me pone una sonrisa que apenas se desdibuja mientras él está presente. Ismael no solo es el cura de la parroquia del barrio, es un hombre que se deja y se hace querer, porque aunque el Covid siga ahí da igual. A él hay que achucharle, abrazarle y…

SE ENCONTRARON

Le citaron inesperadamente para trabajar el fin de semana. Era una urgencia en el hospital de la ciudad vecina y él era el mejor. Apenas se despidió de su mujer. Convivían separados. Era un acuerdo eficaz que sin verbalizar habían establecido en sus vidas donde ya no habían conflictos.  No eran felices pero coexistían satisfechos…

TODOS MIS SEXOS

Tengo varios sexos, cuelgan a lo largo de mi cuerpo. Por las noches, cuando quiero descansar, se ponen a vibrar de manera incontrolada en un éxtasis intenso, largo y sabroso; al mismo tiempo es incómodo, sucio y vergonzoso. Estando en este trance bochornoso, la última vez pedí ayuda…

MI DIARIO

Confinamiento. Es el momento para escribir un diario. Trasladar al papel qué hago ahora no resultará interesante, es lo mismo cada día. Sin embargo, puedo escribir sobre mis ideas… ¿Cómo seré cuando esto termine?… ¿Tendremos sonrisas?… me apagaré sin abrazos. Adoro sentirme rodeada de brazos y cuando 

ME REGALÉ EL DIVORCIO

Que sentir de angustia cuando me pienso a su lado a pesar del amor. Cuán agradecida y valiente me siento ahora, mientras vuelvo a ponerme en la piel de aquella que joven aún enamorada, se regaló un ¡hasta aquí! el día de su cumpleaños. Quizás algún día haga letras en papel de la primera decisión importante de mi vida

Ahí te quedas

Estas humedades que me están matando ahí siguen sin que hagas nada… me he cansado… me largo a mi cama calentita… me apetece un chocolate caliente.

Me regalé huir de ti

Que vengan por fin a rescatarte no me alegra especialmente aunque ya parezca justo. He deseado tu angustia todos estos años sabiéndote sumergido en la soledad, sin poder ejercer tu disfrazado encanto que seduce haciendo daño. Desde hace treinta años, cuando me regalé huir de tí un día de mi cumpleaños, reinicié un camino lleno de señales, recuperé a seres queridos que supieron perdonarme, ayudarme y reconocerme. Me convertí en mi propia capitana explorando desde entonces cada día, el amor que está siempre frente a nosotros. Soy feliz. Se me da bien querer en el olvido, por eso te perdono.

Así te vemos

Mientras chirrían tus costuras de bronce marcando cada día más tu desconsolado rostro, no dejo de preguntarme el porqué de ese enfado permanente que llevas adherido como costra en la piel, solo porque se fue hace diez años a respirar lejos de ti. Ella te recuerda con la melancolía de la plenitud que ideo a tu lado y no consiguió. Tus impedimentos, tus pegas a todo arrastrando las piernas que sostienen tu viril cuerpo. Curiosamente todos te pensamos igual, con ese lenguaje tan tuyo sin palabras, donde narras tu historia en ese continuo absurdo de echarle un pulso a la vida y que siempre pierdes.

Mi reconocido esfuerzo

Giro sobre mis tacones y me alejo sabiendo de su acosadora mirada sobre mis caderas. Esta vez no importa porque será la última. Quiero correr al ritmo de mi palpitante corazón pero me contengo, me agradezco mil veces el esfuerzo de aquellas horas dedicadas al proyecto, cuando él creía haber engañado al jefe. Esta vez he ganado, me he adelantado sacando sola el trabajo mientras él como siempre, una vez más pretendía hacer suyos mis esfuerzos. Le han pillado. Mañana no podrá sonreír al encontrar la carta de despido en su mesa.

Cita a ciegas

Después de varios días charlando por el wasap era hora que decidiéramos vernos y aunque ya estaba algo desencantada de solo escucharlo, acepté la invitación. A estas alturas me parecía un tipo arrogante, histriónico de personalidad, de esos que se creen el centro del universo. No obstante pensé darnos una oportunidad. Al preguntarle ¿cómo nos reconoceríamos? Me respondió: “cuando llegues a la Cala del Moral camina y conocerás el camino que te lleva a mí” Esto era ya lo último que me quedaba por escuchar. Así que decidí de inmediato, no acudir a la cita. Es demasiado corto y efímero nuestro andar por la vida para perder el tiempo.

CONTANDO UN CUENTO

Un día y por sorpresa me vi en el compromiso de escribir para los niños un cuento que yo recordara de mi primera infancia, y al momento quedé bloqueada, porque a mis años eso ocurrió hace mucho tiempo.

De pronto no sabía ningún cuento a excepción de…

SEGURIDAD

Necesitaba de un día de asueto y contemplaba el ocaso en un estado como acecinado. Llegar al despacho y encontrar la carta de despido sobre el escritorio fue… Tiene el recuerdo de haber mirado a su alrededor a través de una cámara lenta… Las biznagas olvidarían su esplendor si nadie se ocupa de ellas…

Cuentos de cien palabras

Así te vemos

Mientras chirrían tus costuras de bronce marcando cada día más tu desconsolado rostro, no dejo de preguntarme el porqué de ese enfado permanente que llevas adherido en la piel, solo porque se fue hace diez años a respirar lejos de ti. Ella te recuerda con la melancolía de la plenitud que ideo a tu lado y no consiguió. Tus impedimentos, tus pegas a todo arrastrando las piernas que sostienen tu viril cuerpo. Curiosamente todos te pensamos igual, con ese lenguaje tan tuyo sin palabras, donde narras tu historia en ese continuo absurdo de echarle un pulso a la vida y que TOTAL, siempre pierdes.

Mi reconocido esfuerzo

Giro sobre mis tacones y me alejo sabiendo de su acosadora mirada sobre mis caderas. Esta vez no importa porque será la última. Quiero correr al ritmo de mi palpitante corazón pero me contengo, me agradezco mil veces el esfuerzo de aquellas horas dedicadas al proyecto, cuando él creía haber engañado al jefe. Esta vez he ganado, me he adelantado sacando sola el trabajo mientras él como siempre, una vez más pretendía hacer suyos mis esfuerzos. Le han pillado. Mañana no podrá sonreír al encontrar la carta de despido en su mesa.

Cita a ciegas

Después de varios días charlando por el wasap era hora que decidiéramos vernos y aunque ya estaba algo desencantada de solo escucharlo, acepté la invitación. A estas alturas me parecía un tipo arrogante, histriónico de personalidad, de esos que se creen el centro del universo. No obstante pensé darnos una oportunidad. Al preguntarle ¿cómo nos reconoceríamos? Me respondió: “cuando llegues a la Cala del Moral camina y conocerás el camino que te lleva a mí” Esto era ya lo último que me quedaba por escuchar. Así que decidí de inmediato, no acudir a la cita. Es demasiado corto y efímero nuestro andar por la vida para perder el tiempo.

es tu elección

Si los pájaros te miran extrañados será porque ni ellos comprenden el semblante que muestras con esa máscara de enfado que cubre tu rostro. Asustas hasta a la vida que te rodea y no tocas. Debes saber que tal apariencia no te va a liberar de esa amargura arraigada como costra bajo tu piel por el dolor del abandono. El desamor convive con el amor sentido, que está ahí siempre pendiente de un día en que tu otra parte lo sirve en bandeja. Antes de caer date permiso y salta porque solo tú puedes hacerlo, o quédate en la ignominia de seguir viviendo de esa manera.

ILUSIÓN DE ENCIERRO LaRemedios

FINALISTA – Premio Testimonios, Vivencias y Reflexiones en tiempos de COVID-19

Los primeros días de encierro fueron de sorpresa, enfado y desconcierto. El bombardeo de noticias me obligó como a todos, a enterarme del horror de lo que pasa en la calle, en los hospitales y hasta en los hogares… el virus que se expande. Quédate en casa…

La súper lavadora

…Hacer una visita a mis niños siempre es una experiencia. Viven en Silicon Valley rodeados de tecnología punta por lo que hay veces descubro cosas que me provocan risas, otras veces quedo paralizada por lo innovador y algunas veces… Lo de una lavadora que habla no me lo esperaba ni en una peli de ciencia ficción y supongo que ella se percató al verme con los ojos y la boca muy abiertos expresando mi incredulidad…

El encierro y la imaginación

¿Qué hacías ayer por la tarde vestida de monja? Probando si el traje me resultaba cómodo. Entonces decidí salir a la calle con la intención de investigar si alguien se sorprendía al verme vestida de esa guisa. Sabes que soy muy dependiente de las opiniones de las gentes aunque sé que no debería ser así. El caso es que al llegar a casa y verme tan poco favorecida en el espejo de la entraba, he renunciado a mi vocación.

La Habana que yo vi

“Habana, hermosa Habana, lindo es tu prado, lindas son tus calles, bello es tu mar…” me llega de fondo esa música desde algún lugar cercano de esta ruidosa ciudad. Estoy en el parque John Lennon sentada junto a su estatua, que fue la primera y única en el mundo durante algún tiempo, en celebración de la “oculta” Beatlemanía cubana. Aún no ha pasado por aquí Aleida. Me cuentan que es la señora que cuida de John…

LA LINEA

De una carta escrita en mi ordenador subí una línea a la nube y sé que bajará, entrará, viajará y será copiada, enriquecida y transformada seguramente; pero solo pienso en la reacción en ese instante cuando llegue a ti. Porque me reconocerás. Ese es mi objetivo y mi esperanza.

ALICIA

La madre de Alicia era alcohólica. La niña aún tenía los dientes de leche. Ya se daba cuenta de lo que ocurría porque escondía las botellas con la esperanza, diciéndose a sí misma: “así mamá estará bien y se dará cuenta que esta noche debe venir el ratoncito Pérez”. Se aseguró que había dinero en…

Mi papi TE QUIERO

Me recuerdo siempre a la expectativa y con miedo, porque tenía muy encajado aquel dolor de papá por el frío pasado. Solo con suecos a llevar las vacas al prado y dormir con una manta fina y raída…

LA MAMÁ TORPE O LISTA?

Carta de la torpe señora a su hija. Mi querida hija: Hoy la profe nos ha mostrado en la clase una pintura que se muestra en el Thyssen, de unas cabinas telefónicas que están alienadas en la sexta avenida y la calle 34 de New York… ¡Me ha sorprendido que no las viéramos! ¡Pero si …

MI ESPACIO FAVORITO

He convertido el gran sillón del salón en “mi apartamento”. Así lo llamo. Lo he dotado de lo necesario para que nada falte. Tengo allí una mesa y mi bandeja de café. Puedo elegir entre cuatro cachibaches electrónicos y…

EL ENCIERRO Y LA IMAGINACION

LE HE DICHO A LA MOSCA

Vente aquí nena que te voy a encerrar para que me acompañes.

EL ESPEJO ROTO

He decidido romper el espejo de mi habitación. Mientras dure el encierro no me dejan ir a la peluquería a que me cubran las canas. Ya veo demasiada depauperación por la ventana como para que también un simple espejo me recuerde la vejez.

¿Tienes una maleta vacía en tu coche?

Ir en el coche a cualquier sitio es viajar. Así es utilizada esta palabra en múltiples textos y en los anuncios que ofrecen el alquiler de vehículos. La palabra en sí misma es viajera. Pero a mi me pesa que todos viajan excepto yo. No encuentro trabajo, no tengo dinero, ni siquiera tengo pasaporte. Lo he solucionado; he comprado una maleta y la tengo en mi coche y ya me siento estar viajando constantemente. Llevo en la maleta mi cepillo de dientes.

Scroll Up
Abrir chat
Hola ¿Sobre qué tema charlamos?