El encierro y la imaginación

¿Qué hacías ayer por la tarde vestida de monja? Probando si el traje me resultaba cómodo. Entonces decidí salir a la calle con la intención de investigar si alguien se sorprendía al verme vestida de esa guisa. Sabes que soy muy dependiente de las opiniones aunque sé que no debería ser así. El caso es que al llegar a casa y verme tan poco favorecida en el espejo de la entraba, he renunciado a mi vocación.

Scroll Up
Abrir chat
Hola ¿Sobre qué tema charlamos?
A %d blogueros les gusta esto: